En adhesión al Programa Nacional de Descontaminación, Compactación y Disposición Final de Automotores (PRONACOM), el Municipio inició un proceso de compactación de vehículos y chatarras depositados en corralones comunales.

Sobre el particular, la intendenta interina María Laura Biondini aseveró que en esta primera etapa, que durará un mes, serán compactados 1500 motovehículos y 400 automotores secuestrados entre los años 1995 y 2016.

Aclaró que se efectuaron los correspondientes pasos legales para dar comienzo a estas tareas que tendrá un promedio de 30 vehículos intervenidos por día.

El Municipio pone a disposición la chatarra, la cual es comprada por la empresa que realizó un convenio con el Ministerio de Seguridad de la Nación, y lo producido será repartido entre instituciones”, precisó Biondini.

En tanto Sergio Rodríguez, titular del Tribunal de Faltas, aclaró que se cumplieron con las diversas etapas procesales establecidas en la ley.

“Los titulares fueron notificados; ninguno se presentó para efectuar el retiro y considerando que estos vehículos están sin posibilidades de rodar, se determinó este destino, que es una de las tres posibilidades junto al remate o la afectación al uso”, agregó Rodríguez.

Participaron de la actividad Tomás Marisco, secretario privado del intendente Héctor Gay; su par de Gobierno, Fernando Compagnoni; Pablo Romera, subsecretario de Prensa; Mauro Plaide, director de Control de Tránsito Urbano; José Luis Holman, titular de Defensa Civil y el edil Marcos Streitenberger.